Haz tus bolsas de envasar al vacío

Bolsas de ropa al vacio 

Con el cambio de temporada, algo de lo que nunca nos libramos es del cambio de ropa de invierno por la de verano: abrir cajones, sacar la ropa, poner la verano donde estaba la de invierno; la de invierno donde estaba la de verano…

Y como suele pasar siempre, nos falta sitio en los armarios.

Hace algún tiempo, se empezaron a ver unas bolsas de plástico en las que se puede meter la ropa (abrigos, camisetas, e incluso mantas o edredones). Después, se mete el aspirador por un orificio que tienen en la parte superior o lateral (depende del modelo) y se empieza a aspirar.

Cuando ya hemos terminado de “envasar” la ropa al vacío, se saca el aspirador y se cierra la bolsa. La verdad es que es un buen invento, que ahorra muchísimo espacio en los armarios. Eso sí, si necesitas muchas bolsas para guardar tus cosas, sale algo caro.

Pero hay una buena noticia: con una simple bolsa, tú también puedes hacer tus “envases” al vacío. Coge una bolsa de plástico (del tamaño necesario para que quepa todo y que sobre un trozo de unos 25 cm) y mete el tubo del aspirador entre la ropa. Sujeta los extremos superiores de la bolsa para que queden perfectamente ajustados al tubo del aspirador y empieza a aspirar.

Cuando esté todo envasado “al vacío”, debes sacar el tubo con mucho cuidado y cerrar rápidamente (una pinza y un nudo son la mejor opción) para que no vuelva a entrar aire.

Una solución perfecta para ahorrar espacio.